ContraHistorias

Historia, análisis y cambios sociales

¿Superar la Edad Media?

Posted by mutaturinillis en 10 noviembre 2009

Occidente ha ido superando la Edad Media. Mientras que los musulmanes no quieren hacerlo, esa es la diferencia: Que nosotros ya nos dimos una Revolución Francesa por ejemplo.

Leído en los comentarios de la edición digital de un periódico, en una noticia sobre el Islam.

 

Cuando la Historia se estudia como una cadena de acontecimientos fruto bien de la evolución lógica y natural (y, por lo tanto, siempre positiva y en progreso) de las sociedades, bien del buen o mal juicio de los individuos que conforman dichas sociedades (por cierto, en estas visiones las sociedades actúan como un ente único y homogéneo, cuyas contradicciones no son más que  accidentes más o menos exóticos), se tiende a valorar como superior de manera más o menos explícita a la sociedad más avanzada en base a los criterios de esa misma sociedad. Los valores se justifican en base a una tautología: Tenemos valores superiores porque hemos progresado más (nosotros ya nos dimos una Revolución Francesa). Hemos progresado más porque tenemos valores superiores (Occidente ha ido superando la Edad Media).

El fin último del progreso consiste, pues, en adoptar una serie de valores, principios e ideologías para conseguir una sociedad de individuos libres que llegarán a conseguir un grado de bienestar material equiparable al del mundo desarrollado, es decir, del mundo que ha avanzado por ese camino fijado de antemano hacia el progreso. El papel de ese mundo desarrollado hacia el mundo subdesarrollado, por lo tanto, consiste en guiar a los pueblos atrasado por la senda del progreso, por ese camino que nosotros ya conocemos, como demuestra el hecho de que seamos superiores en cuanto a derechos, libertades y bienes de consumo. Una lógica no muy diferente a la de la carga del hombre blanco, menos aun si tenemos en cuenta que esos pueblos a los que tenemos que guiar coinciden prácticamente con aquellos que fueron colonizados durante la época de expansión económica mundial del sistema liberal, época justamente en la que se acuña el término progreso con el significado actual.

La contradicción económica de este razonamiento es (debería ser) bastante obvia: el mundo desarrollado ha conseguido unos índices de bienestar material inmensos a base de apropiarse históricamente de los recursos de ese mundo que, ahora, se encuentra subdesarrollado a través de diversas fórmulas: colonialismo, protectorados o los más sutiles Acuerdos de Amistad y Comercio con los que Gran Bretaña se aseguraba las materias primas de las antiguas colonias españolas en América, al tiempo que inhibía los núcleos industriales de los nuevos Estados. Es decir, Occidente ha logrado progresar en la medida que ha evitado que otras sociedades, aun con voluntad de hacerlo, lo consiguieran. El desarrollo que, en teoría, deseamos para el Tercer Mundo significaría destruir las bases de nuestro propio progreso. Por lo tanto, las recetas ofrecidas por Occidente para el desarrollo de los subdesarrollados se encuentran envenenadas desde el principio.

Por otro lado, los hitos del progreso occidental como la Revolución Francesa y la Declaración de derechos no eran inevitabilidades históricas, por lo que las sociedades que no han pasado estos “puntos de control” en la carrera de la Historia no tienen por qué haberse extraviado del camino correcto. De hecho, la historia de las revoluciones liberales es la historia de un sin fin de “avances” y “retrocesos”, desviaciones del camino original e, incluso, la construcción de nuevas vías alternativas. Cada avance, retroceso, desviación o alternativa implica la actuación de determinados actores sociales (aristocracia y nobleza, burguesía terrateniente, burguesía industrial, élites y bases de los territorios colonizados, grandes comerciantes, obreros fabriles, campesinos libres, pequeños propietarios de tierra, esclavos…), la concreción de alianzas determinadas entre estos y la correlación de fuerzas. Alemania se despoja del Antiguo Régimen a través de la alianza entre burguesía y aristocracia, mientras que en Francia esto se dio mediante un enfrentamiento abierto entre ambas clases. La liberación de los esclavos en gran parte de la América hispana se realizó gracias a la alianza entre sectores de la élite criolla con dichos esclavos debido a los avatares de la guerra independentista, mientras que en Estados Unidos fue mediante la alianza entre esclavos y burguesía industrial contra los grandes terratenientes del sur; Haití se sacudió la esclavitud enfrentándose cruentamente a un sector de los revolucionarios franceses que conseguían grandes réditos de las plantaciones esclavistas antillanas.

Cuando se habla de las revoluciones liberales se suele obviar que, hasta 1848 con la aparición del movimiento obrero como sujeto político independiente, una gran parte de las clases populares cerraron filas con el Antiguo Régimen en un principio. Las insurrecciones campesinas contra los revolucionarios de las grandes ciudades francesas en la década de 1790, las guerrillas antifrancesas y el ¡Vivan las caenas! en España o los llaneros realistas en Venezuela demuestran que el pueblo llano desconfiaba de ese progreso prometido. Ese progreso, en determinados lugares, implicaba la pérdida de las tierras comunales de los campesinos en favor de la nueva burguesía o la pérdida de la protección de la Corona hacia los indios en favor de los intereses criollos, por poner tan solo algunos ejemplos. La conquista de determinados derechos hacia esas capas (el más simbólico, el sufragio universal) solo se explica mediante el cambio en la correlación de fuerzas entre los distintos actores, y no gracias al “camino del progreso”. Y aun la aplicación de dichos derechos (de forma más o menos transparente, más o menos caciquil, más o menos restringida formal o informalmente), implican nuevos cambios en esa lucha.

¿Significa esto que cualquier estrategia de mejorar, en cualquier ámbito, la situación de los países de la periferia no es más que una forma enmascarada de colonialismo paternalista o que, de hecho, no hay mejoras objetivas y que debemos abandonarnos a un relativismo radical? No. Por supuesto, que el derecho a la vida sea una realidad es una mejora objetiva. Que desaparezcan enfermedades o dejen de morir seres humanos de inanición es una mejora objetiva. Que se destierren costumbres como la ablación del clítoris o la lapidación, o cualquier forma de pena de muerte, es una mejora objetiva. La cuestión es que seamos capaces de identificar las culturas y todas sus contradicciones existentes, sus dinámicas propias, sus propios enfrentamientos y sus caminos. No podemos tratar de reproducir los esquemas sociales de España en el 2009 en el Afganistán del 2009, y pretender que a partir de ahí emprendan alégremente los mil caminos que nosotros venimos realizando (no siempre, de hecho casi nunca, de forma pacífica y armónica) desde, por poner una fecha, 1812 o incluso 1492. Los intentos de calcar modelos de desarrollo foráneos siempre han causado más sufrimiento que beneficios.

Como Gabriel García Márquez puso en boca de Simón Bolívar, “Déjennos hacer tranquilos nuestra Edad Media”. Es decir, déjennos configurar nuestras sociedades con nuestras contradicciones, nuestras luchas, nuestros enfrentamientos, nuestras luces y nuestras sombras. Al fin y al cabo, Occidente y todos nos encontramos, permanentemente, realizando ese cometido.

Anuncios

3 comentarios to “¿Superar la Edad Media?”

  1. Fran said

    Me encanta que los historiadores sirvan para algo, jejeje. Gran articulo!

  2. […] ¿Superar la Edad Media? […]

  3. sandra said

    Me gustan los blogs de historia, muy bueno el suyo.!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: