ContraHistorias

Historia, análisis y cambios sociales

Sobre el blog

Este blog no pretende ser una colección de textos más o menos eruditos, con extensas bibliografías y referencias; tampoco deseo que se limite a las narraciones de hechos históricos de mayor o menor trascendencia, anécdotas curiosas o sucesos relevantes. El objetivo de ponerme a escribir estas notas es generar una serie de análisis antes que de narraciones de hechos históricos como herramienta de comprensión del presente. Por ello, no escribiré habitualmente sobre grandes batallas, biografías o situaciones similares sino que tenderé a tratar procesos y sucesos de la forma más analítica posible en tanto a su relación con el presente. Esto no implica que sea un blog de análisis político -lo será en la medida de análisis político histórico-, o simplemente de Historia Contemporánea ya que se puende encontrar causalidades, paralelismos y herramientas para la interpretación del presente en las épocas más remotas.

Igualmente tampoco espero crear análisis con una objetividad químicamente pura. Como cualquier ser humano -y los historiadores o estudiantes de Historia, como es mi caso, suelen serlo-, tengo una serie de prejuicios morales, culturales y de otros tipos dificilmente desechables, unos más conscientes que otros. También tengo una ideología la cual ni deseo ni trataré de deshacerme, más aun cuando mi formación ideológica proviente, justamente, del análisis histórico y político de la realidad. En cualquier caso, considero que no existe ni un solo texto sobre Historia que esté libre de dichos prejuicios, incluyendo no solo los textos análiticos o interpretativos, sino incluso aquellos que no pretenden ser más que un relato o una enumeración de sucesos. De todos modos, esta cuestión dará para más de una entrada.

Lo que si trataré en todo momento es de mantener la honestidad, esto es, tratar de no ocultar, deformar o falsear los sucesos que aquí se interpreten. Sin duda habrá algunos datos erróneos, repito que soy humano, pero estos no serán a consecuencia de tratar de ajustar los hechos a lo que a mi me gustaría sino a mis propias deficiencias en el uso de las fuentes y a mi falta de experiencia en el uso de los métodos de investigación y análisis.

Aunque esto también será objeto de más de un texto en el blog, aclaró mi adscripción a la escuela marxista y materialista y la influencia de autores como E. J. Hobsbawm y J. Fontana, por citar dos de los principales. Esto no significa, como tantas veces se ha entendido (lo cual ha servido para atacar el materialismo histórico por los enemigos ideológicos del marxismo), que trate de encajar los sucesos históricos en el esquema “evolutivo” diseñado por Marx y tantas veces descontextualizado o que todos los sucesos se estudien con el fin de servir de justificación a la línea política de un Partido. Más bien implica una serie de principios para el desarrollo del análisis del pasado como son la busqueda de las causas primeras de los acontecimientos en la realidad material y contrastable (esto es, el materialismo), o la busqueda de las contradicciones existentes en los sistemas sociales pasados, así como en los procesos históricos que marcan la evolución (entendida como cambio y no como mejora) de las sociedades humanas. Como ya he dicho, este es un tema demasiado complejo como para no dedicarle varios textos. En cualquier caso, todo lo que aquí escriba está sujeto a críticas, reinterpretaciones y aportaciones. Que lo disfruten.

Anuncios
 
A %d blogueros les gusta esto: